Ir al contenido principal

Visita a Washington, DC

Mi primer viaje a mi lugar en el mundo fue por 17 días.

Para el adorador serial de Nueva York nunca es suficiente, pero alcanza para hacer mucho y destinar un día a alguna ciudad cercana. 

Elegí Washington para esta primera vez.

Investigué bastante y decidí viajar con la empresa Interviajes. Buena combinación de precio y comentarios positivos. Ideal.

La reserva exigía pagar el 30% en ese momento (que queda como garantía) y el resto se lo pagué al guía el día del tour. La cita era en el hotel Row a las 6.10 de la mañana.

Puntualmente apareció el autobús, la guía, Patricia, tomó lista y subimos.

Faltaba pasar por un hotel a recoger pasajeros y, un rato después, ya habíamos cruzado el Hudson y veíamos a Manhattan recién amaneciendo.


Patricia fue dándonos información todo el tiempo: historia, geografía, economía, etc. de Nueva York primero, luego de Nueva Jersey.

En Delaware, más o menos a mitad del viaje, hubo una descanso en un parador al costado de la ruta para desayunar y usar los sanitarios. Si bien el autobús tenía baño, tampoco era para abusar.

Después cruzamos Maryland y entramos al Distrito de Columbia.

Empiezan a aparecer los monumentos

Monumento a Thomas Jefferson adelante y el Monumento a George Washington al fondo
Seguimos hasta el estado vecino de Virginia, cruzando el río Potomac y le pasamos por el costado al Pentágono. La cosa se puso seria. 


El recorrido inicia oficialmente en el Cementerio Nacional de Arlington.


Patricia nos fue dando información y características del lugar y llegamos con ella hasta la tumba de los Kennedy.


Tuvimos un tiempo para hacer fotos y pasamos por el edificio principal para usar los sanitarios.


Si ustedes vienen por su cuenta, sepan que la entrada es gratuita.


El recorrido siguió hacia el Memorial de Guerra del Cuerpo de Marines de Estados Unidos, el monumento a Iwo Jima.

"Uncommon valor was a common virtue"
De regreso al autobús y, ahora sí, hacia el Distrito de Columbia, Washington.

En cuanto cruzamos el puente, llegamos al Memorial Park y visitamos una sucesión de memoriales y monumentos. 

Memorial de la Guerra de Vietnam
El Monumento a Abraham Lincoln y la famosa reflecting pool.

Desde algún escalón de estas escaleras, Martin Luther King dio su recordado discurso... ¿quién lo encuentra?

Está sin agua para evitar que se congele, dañe la estructura o alguien se lastime.

Además de ser homenajes a muchos hechos históricos, o donde ocurrieron esos hechos, los tenemos grabados de tantas películas, series, libros.

Monumentos a la Guerra de Corea.
Tuvimos tiempo para pasear por el Memorial Park, hacer fotos y volver al autobús para ir hasta la Casa Blanca. 

Y si, lo que dicen todos es cierto, ¡se ve más pequeña en persona!


Ya se iba acercando el final del recorrido, el autobús tomó por la Avenida Pennsylvania, la avenida principal de la ciudad, para llegar hasta el National Mall, donde se encuentran la mayoría de los museos smithsonianos. 


Un buen dato es que todos los museos smithsonianos en Washington son de entrada gratuita.

En este punto y hasta la hora señalada para el regreso, las 16:30 hs., el recorrido era libre.

La mayoría eligió entrar al Museo del Aire y el Espacio (que es la recomendación del tour) pero pueden elegir cualquiera de los lugares del National Mall, si el tiempo lo permite.

Y pueden ir, por ejemplo, hasta el National Portrait Gallery.


Y, se van a encontrar con esta belleza.


Impactante. Es un espejo de agua en el suelo. Amé.

Hay una pequeña cafetería y ahí fue el almuerzo.

Como toda la ciudad, ese museo se veía prolijo, limpio, cuidado.


Washington me dio esa sensación.


Ordenada y tranquila. Inspira calma.

El Capitolio en plena reforma. "Con brackets".
Se hizo la hora, puntualmente, nos fuimos de la capital.

El viaje de regreso fue más lento y, como decía el folleto de la agencia de viajes, si el clima lo permite, hay una foto panorámica...

Disculpen la calidad, es un simple teléfono celular...
La excursión me gustó mucho y ver a Manhattan iluminada pagó todo el viaje.

Washington se merece una visita más extensa. Como pantallazo general, vale.

¡Volveré!




AQUÍ VAN A ENCONTRAR MÁS POSTEOS SOBRE NUEVA YORK

Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.
Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…