Ir al contenido principal

La Aripuca, construyendo nuestra propia trampa

Así se explica este lugar en las afueras de Puerto Iguazú. 

Un emprendimiento familiar que busca crear conciencia sobre los recursos naturales, la protección del medio ambiente y la valoración de la cultura y las creencias regionales.

Buscando atractivos o cosas que hacer en Puerto Iguazú apareció La Aripuca como una opción. ¡Vamos a conocerla!

Desayunamos y fuimos hasta una parada del transporte público cerca del hotel, sobre la Av. Tres Fronteras. Tomamos el mismo colectivo que lleva hasta el Parque Iguazú.

El pasaje se paga en efectivo y fueron $15 por persona (unos u$ 0.75 en agosto 2017). 


Le tienen que decir al chofer hasta dónde van y después recordarle para que los deje en alguna calle cercana al ingreso del complejo. Una vez que pasan la rotonda que está a la entrada de la ciudad, ya saben que tienen que dar aviso.


Desde la Ruta 12, en el km 4 y 1/2, caminan unos 300 metros, bien indicado por carteles.

Extraído de la página oficial 

La entrada costó $110 (unos u$5, en agosto 2017) y está abierto todos los días de 9 a 18 hs. La entrada se puede abonar con efectivo, pesos, reales o dólares y con tarjeta, al igual que en las tiendas que hay adentro.


La visita comienza con un breve recorrido realizado por un guía que explica los motivos de la creación del lugar y presenta todas las edificaciones con las que nos vamos a encontrar. 


El edificio principal, la Aripuca, la trampa gigante. Aripuca es el término guaraní para describir una trampa hecha de madera para capturar animales sin matarlos.


Tremenda estructura.


Huelan y sientan la madera...

La trampa original
Y después uno puede andar y pasear por dónde quiera.

El resto de los edificios son: 

- El Tacurú, un edificio construido de la piedra itacurubí o tacurú que encierra un negocio de venta de artesanías.


Van a conseguir muchos artículos comerciales y alguna joyita artesanal. Ni hablar de la fábrica de muebles de madera.


- El Yateí, pequeña abejita sin aguijón, una réplica de construcción típica misionera. Ofrece una gran variedad de productos regionales. No se pierdan los caramelos de madera o las confituras de madera o de dulces típicos. DI-VI-NO.


- El Cucurucho, un kiosco construido con madera de ibirá pitá, y donde van a poder comer helados de yerba mate y rosella, comprar yerba mate instantánea y unas buenas mandiocas fritas. Hicimos todo eso.


- El restaurante Termitas estaba cerrado pero nos acomodamos plácidamente en los juegos de sillones echos con raíces de ibirá pitá que lo rodean y pasamos el rato, entre mates, mandioca, sanguchitos y helado de yerba mate. 


¡¡¡Especial uso le dimos al dispenser de agua caliente al servicio del matero insistente!!!

Sentarse cómodamente en raíces de árboles
De lujo. ¿Quién te apura? Por supuesto, hay sanitarios y espacios para sentarse y hacer nada.

La recomendación de duración del paseo es de 2 horas. Nosotras nos quedamos hasta un rato antes del cierre.

Al inicio les dije que este lugar pretende llamar la atención sobre ecología y uso de los recursos. Recuperaron, salvaron, reciclaron madera de más de 30 especies de árboles provenientes del comercio ilegal. Ningún árbol fue talado para este fin.


Toda la información oficial la encuentran en este ENLACE.

Unas horas o varias. ¡Que lo disfruten!



Acá pueden ver el RESUMEN del viaje.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.
Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…