Ir al contenido principal

Parque Nacional do Iguaçu

Y se venía la cereza del pastelito. ¡Vamos a ver el agua!

Salimos del Parque das Aves y, cruzando la ruta, unos metros más allá, la entrada al Parque Cataratas. Ya habíamos quedado con Manuel la hora y el lugar donde nos juntábamos a la salida.


Fuimos derecho al Centro de Visitantes a buscar las entradas. Los tickets se pueden comprar por internet, también hay máquinas a la entrada, cerca de la taquilla (sólo con tarjeta de crédito) o, en la misma taquilla, en pesos, reales, dólares, tarjetas o combinación de todos los medios de pago. Hay precios diferenciales para residentes locales, Mercosur o internacionales, por lo que hay que presentar un documento válido: R$37 / R$50 / R$63, respectivamente. Los niños abonan R$10.

Como corresponde, pasamos por los baños, y ya fuimos a la zona de embarque de los autobuses.

Para recorrer el Parque, un autobús turístico te lleva desde el Centro de Visitantes hasta las distintas paradas del recorrido. Acá pueden ver el mapa, desde la página del Parque:


Si contratan algún tour o safari por la selva, el autobús los deja en la parada correspondiente y pueden tomarlo de ahí mismo para regresar. Durante todo el recorrido hay una audio guía, en portugués e inglés, que va contando datos del parque y anuncia las paradas. 

Nosotras bajamos donde inicia el sendero de las Cataratas, frente al Hotel Cataratas.


Después de ahí, queda una parada más del autobús que es en Puerto Canoas. 

Dependerá de cada uno iniciar en uno u otro lugar: para aquellas personas con movilidad reducida o con cochecitos de bebé, es conveniente que lleguen hasta Puerto Canoas y que bajen por los ascensores, ya que, si bien el sendero no es muy extenso, hay zonas de pendiente y escaleras.


¡Y empezó la magia!


Nada más vivificante que sentir la bruma que ya se te empieza a pegar...


Se ven las pasarelas, che. ¿Para allá vamos?


Imposible no empaparte: si quieren llevar capas de agua, las venden en todas las tiendas en el Centro de Visitantes o paradores. Nosotras no llevamos...


Al final del sendero hay tiendas, sanitarios, y los ascensores para llegar al nivel de la calle. Como entramos al parque cerca del horario de cierre, las tiendas ya estaban cerradas cuando llegamos al final del recorrido: el horario de entrada al parque es de 9 a 17 hs).

No, la estructura no tiene PISO... AHHHH!!!


¡No apto para acrofóbicos!


Nos escurrimos y fuimos a esperar los autobuses que, a esta hora, casi las 18 h, solamente estaban sacando a los empleados y a los visitantes del parque. A abrigarse un poco porque el cuerpo y la ropa mojada van a pasar factura...

Otra visita a los sanitarios y ¡Chau Parque das Cataratas! IM-PO-NEN-TE.

Sólo quedaba una parada técnica antes de pasar por migraciones...


Até a próxima vez, o Brasil!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.
Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…