Ir al contenido principal

Cataratas del Iguazú, el resumen.

Y ya estamos de vuelta, las 4. Viejas y chotas pero nos seguimos queriendo. Parece que los viajes de amigos/as se pueden seguir haciendo.

Voy a dejar este post como block de notas del viaje, con enlaces a las entradas que vaya escribiendo porque Capricornio manda.

Empezando por el final:
NO PUEDEN NO IR A LAS CATARATAS AUNQUE SEA UNA VEZ EN LA VIDA. FIN.
Qué cosa tremenda, gente. 

Les dije en el primer post de la saga (bueeeeeena essaaa), que iba a tratar de sacar una foto que le haga justicia. Y no, no hay forma. 

Así que, como primera aproximación, les dejo esta del día en el Parque Nacional Iguazú, Cataratas del Iguazú, lado argentino:



¡Palmas, palmas! Qué nos vamos a mojarrrr...

Estuvimos 3 días completos y 2 medio días. 

El día de llegada (medio día) fue para hacer check in en el hotel Yverá Cataratas, visitar el Hito Tres Fronteras, almorzar, pasear por la costanera del río Iguazú, cambiar pesos por reales (no hacía falta, ya se los voy adelantando), pasar por un supermercado a comprar agua y algunas pavadas para cenar y terminamos tomando mates en la plaza del pueblo, como todo un vecino, haciendo nada.

Segundo día (completo) fue para el vecino país, Brasil. Visitamos la Represa Binacional Itaipú, comimos en una de las típicas churrascarias, fuimos al Parque das Aves y, but of course, Parque Nacional do Iguaçu y, como quedaba de pasada, Duty Free Shop Puerto Iguazú.



Tercer día (completo) para el Parque Nacional Iguazú. Acá nos dimos un gustito: Bautismo catarateril (?) bajo las aguas del Salto San Martín. No, si yo no gano pa' sustos. Entramos al parque a las 9 y salimos a las 18 hs, y, con el clima que acompañó, pudimos hacer Circuito Superior, Paseo Gran Aventura, Circuito Inferior, almuerzo, Garganta del Diablo. Ya de regreso en Puerto Iguazú, dimos una vuelta por el centro, mirando precios en los locales de souvenires y recuerdos y terminamos con una picada en la Feirinha. Você acha? 

Cuarto día (completo) nos quedamos en Puerto Iguazú. Tomamos el colectivo interurbano con destino a La Aripuca. Íbamos por un rato y nos quedamos casi hasta el cierre. ¿Quién te apura? A la vuelta, pasada por el centro, ahora sí, a comprar lo que faltara de bolucosas: yerba, alfajores y demases, dejamos todo en el hotel y fuimos al Hito a ver el show de luces y música. La cena fue auspiciada por tremendo tormentón que se venía anunciando desde hacía 3 días y llegó pasadas las 21 hs marca ACME (firma YO que vivo en el desierto y con 4 gotas nos ahogamos).


Quinto día (el final). El taxi de La Séptima (buenísimo el servicio, Manuel, groso del mundo mundial) nos pasaba a buscar al mediodía así que hicimos el check out y a esperar con unos mates en el deck, al lado de la pileta que nunca usamos. 

Ruta, aeropuerto y ¿final? 

Nop. 

Aerolíneas Argentinas y su vuelo AR 1731 nos tenían una última sorpresa: ¡el vuelo de reconocimiento sobre las Cataratas! ¡Y fue que todos aplaudimos y saltamos de los asientos!. No bueno, mentira, si estábamos con los cinturones puestos.



¡¡Excelente!! 

Até logo, pessoas! (por fin mi curso de portugués sirve para algo jajaja)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.
Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…