Empire State Building, mi mirador favorito en la ciudad de Nueva York

Como todo en la vida, es cuestión de gustos.

En lo que a edificios de la ciudad de Nueva York se refiere, yo no tengo dudas ni quebrantos: el EMPIRE STATE BUILDING es todo lo que está bien. Siempre.


El primer día de mi primera vez en la ciudad, tenía que subir. Era cerrar el círculo.

La vista desde Top of The Rock.

Pero he vuelto a subir varias veces más, varios primeros días de otros viajes, y seguiré subiendo porque es mi estructura emblema, mi faro para saber que estoy donde debo estar.

Y siempre lo busco en el paisaje, desde adentro de la isla, desde las islas de enfrente, desde el estado vecino...

Un poco de historia

Este punto de referencia de la ciudad comenzó a construirse el 17/03/1930 y, poco más de un año después, con una construcción que avanzaba al ritmo de 4 1/2 pisos por semana, el 01/05/1931, el Empire State abrió sus puertas.


En ese momento tenía 381 metros de altura.

En 1953 llegó a los 443.2 metros gracias a la instalación de su emblemática torre de transmisión y la tan característica antena que provee de señal de radio y televisión a millones de estadounidenses.

En el paisaje vertical de la ciudad, su estructura Art Decó no es actualmente la más alta, pero supo ser el edificio más alto del mundo durante 4 décadas y el primero en tener más de 100 pisos.


Debe su nombre al apodo del Estado de Nueva York, Empire State.

Cómo llegar

El edificio se encuentra en Midtown Manhattan, en el 20 W de la calle 34. En la esquina de la 34 y la famosa 5ta Avenida.

Cuándo visitarlo

Abre todos los días del año, desde las 8 hasta las 2 de la mañana., sin importar las condiciones climáticas. El último ascensor sube a la 1.15 am.

Aunque siempre es un hormiguero de gente, estar primero en la fila, a las 8 de la mañana, o ir tarde en la noche, antes del cierre, nos puede dar un poco de espacio libre.

Precios

Hay una variedad de boletos y combinaciones pero, el boleto básico, con acceso al observatorio principal del piso 86, cuesta 38 dólares más impuestos.


Casi todos los pases de atracciones ofrecen la visita a la plataforma principal e incluye, además del observatorio, las exhibiciones del lobby, el museo interactivo del segundo piso, las galerías del piso 80 y una guía interactiva que nos acompaña todo el paseo y que hace menos largas las esperas en las filas de los ascensores...

Qué hay de nuevo

Desde la primera vez que subí y hasta la última en noviembre 2019, el edificio siempre tiene algo diferente.

El lobby de la primera planta.

En 2019 inauguró una nueva exhibición en la segunda planta (para terminar las obras de la primera planta y el ingreso por la calle 34) y abrió nuevamente el mirador del piso 102.

Y unos días después de subir por cuarta vez, terminaron la remodelación de 360 grados en el piso 80. ME QUIERO VOLVER CHANGO.


Tendré que volver. Me obligan.

Mis experiencias

Como les dije más arriba he subido varias veces, 4 hasta ahora.

Dos veces usando pases de atracciones, una vez gratis, por canje de puntos superclub, una vez compré la entrada en el lobby del primer piso para estrenar la nueva entrada de la calle 34 y sus paneles interactivos.


He subido a media mañana, en la tarde, en la noche...

He subido con frío, con mucho mucho frío. Con viento, con mucho viento.

Y no importa la cantidad de gente, siempre encuentro un rinconcito para quedarme mirando la nada misma y flotar sobre la ciudad que tanto añoro.

Esta última vez, aproveché también para conocer el observatorio del piso 102.

Como entré con pase de atracciones, compré la entrada adicional en el mismo edificio: lo pueden hacer tanto en la taquilla del lobby como en el piso 86 (sólo con tarjeta de crédito).


Y subí por escaleras desde el piso 80 al 86. Les dije, múltiples y nuevas experiencias siempre.

Las escaleras del edificio solamente se abren para la carrera anual... y cuando somos un montón esperando el ascensor...

Visité la nueva tienda oficial de regalos del piso 80.


Y tuve que traer un nuevo souvenir para mi colección del edificio.

Para terminar

La ciudad de Nueva York ofrece actividades, atracciones, sabores y paisajes para todos los gustos y colores. Para los que viajan con un presupuesto acotado o los que tienen la billetera a disposición.

Elijan y disfruten de lo que los haga felices.

Siempre lo busco en el paisaje. Es mi faro.

A mí me hace feliz el Empire, por eso siempre guardo unos dólares para visitarlo.

Y cuando no los tengo, me alegro de mirarlo de donde sea, cuando su torre se ilumina para celebrar o conmemorar alguna actividad... o sus características luces blancas. Todo me emociona. Solamente verlo y se me escapa una sonrisa: ahí estás.


Ahora me queda ahorrar para subir alguna vez al amanecer...

See ya!

Comentarios