Cataratas del Iguazú, 30 años después

Y por fin se pudo.

Allá lejos, en el primer post, les contaba que a los 12 años, en un viaje escolar, pisé Brasil y Paraguay, mientras conocía las Cataratas del Iguazú (entre otros lugares del noroeste argentino que, ni por casualidad, recuerdo).

Ya era hora de volver, ¿no? Imaginate que en esos tiempos inmemoriales, no era una de las 7 Maravillas Naturales del Mundo y las pasarelas eran muchas menos y ¡de madera!

Las Cataratas de nuevo y, de nuevo, viaje con amigas. 

Hace mucho tiempo que no lográbamos coincidir. Nos pasó la vida y las obligaciones familiares y laborales y, haciendo una mezcla entre Kamasutra y Tetris de agendas, ¡coincidimos!
4 de 5 nos vamos. Bastante decente la convocatoria.
Compré los pasajes para todas hace unos meses, aprovechando una promo de Amex con Aerolíneas Argentinas. 

Encontramos en Booking un hotel discreto, para el bolso de la dama y la billetera del caballero.

Algunas semanas atrás, 3 de 4 nos vacunamos contra la fiebre amarilla y, mañana, otras 3 de 4 vamos hasta Mendoza a buscar a 4 de 4 y veremos si no estamos muy viejas o muy chotas para aguantarnos ¡JA!

Le robé esta foto a Welcome Argentina y trataré de conseguir alguna imagen propia que le haga justicia a tremenda belleza.

Créditos Welcome Argentina

Porque hace 30 años debo haber viajado con una sexagenaria cámara Kodak con un rollo de 12 fotos que vaya uno a saber si fueron reveladas. No me acuerdo.

¡Que la tierra colorada nos de la bienvenida!

Comentarios