Ir al contenido principal

Una opción diferente en Nueva York: Visitar la ONU

La ciudad que nunca duerme tiene de todo y para todos los gustos.

Armando itinerarios para mi segunda vez en mi lugar en el mundo empecé a buscar qué actividades, atracciones o comidas nuevas podía intentar... y me llamó la atención la posibilidad de ESTAR EN EL ÚNICO TERRITORIO EN NUEVA YORK QUE NO ES NUEVA YORK.

Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. (foto de la página oficial http://www.un.org/es)

De leer blogs y experiencias de otros viajeros fui a dar con la página oficial del Centro de Visitas de Naciones Unidas que resume todos los aspectos para poder ingresar a NO-NUEVA YORK.

Y fue cuestión de elegir el día para realizar la visita guiada, que se puede hacer en chino, inglés, francés, español y coreano, y de eso dependerán los horarios. 

Los boletos se adquieren por internet en este ENLACE o, como me enteré allá, se puede realizar la visita guiada comprando los boletos dentro de la misma ONU. En este caso no se puede elegir el idioma sino que se ofrece el próximo lugar disponible en el tour siguiente (que generalmente es en inglés).

O, simplemente, se puede ingresar al territorio internacional y no hacer ninguna visita guiada y pasear por los lugares habilitados. ¿Qué tal?

En ambos casos, como bien indica la página, habrá que dirigirse primero a la Oficina de Registro de Visitantes, localizada justo en frente de la ONU en el número 801 de la 1st Ave (esquina con la calle 45) y presentar una identificación con foto (puede ser DNI, pasaporte o carnet de conducir). Con ese documento, emiten una etiqueta autoadhesiva con foto que indica nuestro estado de VISITANTE.

Después será cuestión de cruzar la calle, pasar los controles de seguridad tipo aeropuerto y ya estamos en ¡¡¡NO-NUEVA YORK!!!

Esfera dentro de la esfera (Sfera con sfera). Escultura de bronce del italiano Arnaldo Pomodoro.

Dentro del edificio, hay que acercarse al mostrador de visitas, presentar el ticket impreso y nos entregan otra etiqueta, de color, que identifica a los diferentes grupos en espera por el paseo. Pasaditas las 13.30 una señorita (a la que escuché hablar en 4 idiomas diferentes) nos llamó a los del tour en español y apareció nuestro guía italiano hablando el español de Castilla.

Por los pasillos nos encontramos con varias pinturas, obras y regalos de delegaciones.

La lucha del hombre por la Paz: El Mural de los Derechos Humanos - José Vela Zanetti

Y ni hablar de las vistas al exterior:



Por un poquito más de una hora, recorrimos algo de la historia, vida y acciones que realizan los 193 Estados miembro. Visitamos 2 de las 3 Salas de Consejo porque, por razones de seguridad, no se puede acceder a las salas en sesión. En el momento de nuestra visita estaba sesionando el Consejo Económico y Social.

Asamblea General

La visita finaliza en el primer subsuelo del edificio donde hay una biblioteca / librería, una confitería y una tienda de regalos que, a parte del merchandising típico (traje mi imán de rigor) cuenta con pequeñas obras y artículos de cada Estado miembro en exposición y venta.

Si llevaron el pasaporte, ¡se los sellan en la librería del subsuelo! (no se preocupen si se olvidaron, pueden volver otro día repitiendo los pasos de control en la Oficina de Registro, van derecho al subsuelo y ¡listo!)

Para ponerse en humor, acá están mencionados cuáles son los lugares a los que se accede y el Contenido de la Visita.

Con o sin guía, con o sin ticket, pueden tomarse un tiempo y visitar este territorio internacional en las márgenes del East River.

Y si quieren, como hice yo, después pueden almorzar en Grand Central Terminal y visitar la Biblioteca Pública de Nueva York, recorriendo el Library Way.

See ya!

[ACTUALIZACIÓN] a partir de la asunción del Presidente Trump, ya no hay más sello en el pasaporte. No stamp for you!




Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.
Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…