De paso por la Mesopotamia. Segunda parte.

Continuando con mi post anterior, mi viaje a la ciudad de Mercedes, Corrientes, fue por motivos laborales.

Tenía una reserva en el Hotel Manantiales, el hotel más nuevo de la ciudad, inaugurado en 2013 como dice la placa en la pared, al lado de la puerta principal. 


El hotel se encuentra frente a la plaza principal de la ciudad, plaza 25 de Mayo: si conocen un poco de las ciudades, pueblos, pueblitos de Argentina, y cualquier ciudad latinoamericana con influencia hispánica (99.99%), es alrededor de la plaza principal donde nos vamos a encontrar a la iglesia / catedral, la municipalidad / casa de gobierno, la policía… Acá no la erramos.

Alojamiento y desayuno continental incluido (también ofrecen la opción de media pensión). 

Tiene un pequeño casino entre la planta baja y el primer piso y un restaurant / bar que no sólo funciona para los pasajeros alojados en el hotel sino también para cualquiera que quiera acercarse. La carta es simple, con un poquito de cada cosa, minutas, pastas, pizzas, sándwiches (y agua caliente para el termo, fundamental) y los precios son adecuados a lo que ofrecen.

Viajé 2 veces a Mercedes en cuestión de 15 días (harrrrmoso) y estuve en 2 habitaciones diferentes, una doble superior (toda para mí) y una simple: todas las habitaciones cuentan con TV, frigobar, aire acondicionado frío / calor, wifi, caja de seguridad, secador de pelo (¡un caño!). Son muy amplias, innecesariamente amplias. Y las camas son enormes, necesariamente enormes jajaja. Hay servicio a la habitación (lo usé un par de veces porque llegaba tarde y sin ganas de buscar un lugar para comer: ¡¡¡café con leche y tostado!!!).


En la azotea / terraza me encontré (fui a chusmear) con sauna, spa, jacuzzi, pileta y un par de máquinas de ejercicio. Fui fuera del horario de operación así que no sé cómo se verán en uso.


Si, como yo, les toca pasar un fin de semana en Mercedes, pidan una habitación que no dé a la plaza porque COMO TODO PASA ALREDEDOR DE LA PLAZA, van a ser parte de cualquier actividad que ahí ocurra. YO AVISÉ. Y, si hay algún show en el casino, van a asistir, estén ahí o no.


Todo el personal se pasa de amables y agradables. Gentiles y colaboradores todo el tiempo. 

No sé si a ustedes les pasa pero, cuando salgo de mi casa, mi ciudad, tengo más sed que de costumbre. Cuando llegué la primera vez, me crucé con la mucama y le pedí si podía dejar 2 botellas de agua sin gas en el frigobar porque viene cargado con 1 con gas y 1 sin gas y me la tomé en 3 segundos. Bueno, cuando llegué la segunda vez, en el frigobar ya había 2 botellas de agua sin gas. Casualidad o no, es una pavada pero suma. 

Ni que hablar de Edgardo, que me acercó en su auto a la terminal el día que regresaba (la primera vez) porque, con la tremenda tormenta que había, los taxis estaban colapsados, se cortó la luz e iba a perder mi colectivo a Resistencia (Chaco) para tomar un avión a Buenos Aires y otro después a San Juan. #fuivinefuivinefuivine

El hotel, correcto. El personal, destaca.


Como Mercedes es la puerta a los Esteros del Iberá, hay varios hoteles y hostales para pasar la noche antes de ir a los Esteros: los taxistas me recomendaron un par más que funcionan desde hace muchos años y serían el top 3 de la ciudad. Pero no está bien hablar sin saber ni conocer… 

En el próximo hablamos de LA MORFI.

¡Saludos, chamigo!

Comentarios