Ir al contenido principal

De paso por la Mesopotamia. Segunda parte.

Continuando con mi post anterior, mi viaje a la ciudad de Mercedes, Corrientes, fue por motivos laborales.

Tenía una reserva en el Hotel Manantiales, el hotel más nuevo de la ciudad, inaugurado en 2013 como dice la placa en la pared, al lado de la puerta principal. 


El hotel se encuentra frente a la plaza principal de la ciudad, plaza 25 de Mayo: si conocen un poco de las ciudades, pueblos, pueblitos de Argentina, y cualquier ciudad latinoamericana con influencia hispánica (99.99%), es alrededor de la plaza principal donde nos vamos a encontrar a la iglesia / catedral, la municipalidad / casa de gobierno, la policía… Acá no la erramos.

Alojamiento y desayuno continental incluido (también ofrecen la opción de media pensión). 

Tiene un pequeño casino entre la planta baja y el primer piso y un restaurant / bar que no sólo funciona para los pasajeros alojados en el hotel sino también para cualquiera que quiera acercarse. La carta es simple, con un poquito de cada cosa, minutas, pastas, pizzas, sándwiches (y agua caliente para el termo, fundamental) y los precios son adecuados a lo que ofrecen.

Viajé 2 veces a Mercedes en cuestión de 15 días (harrrrmoso) y estuve en 2 habitaciones diferentes, una doble superior (toda para mí) y una simple: todas las habitaciones cuentan con TV, frigobar, aire acondicionado frío / calor, wifi, caja de seguridad, secador de pelo (¡un caño!). Son muy amplias, innecesariamente amplias. Y las camas son enormes, necesariamente enormes jajaja. Hay servicio a la habitación (lo usé un par de veces porque llegaba tarde y sin ganas de buscar un lugar para comer: ¡¡¡café con leche y tostado!!!).


En la azotea / terraza me encontré (fui a chusmear) con sauna, spa, jacuzzi, pileta y un par de máquinas de ejercicio. Fui fuera del horario de operación así que no sé cómo se verán en uso.


Si, como yo, les toca pasar un fin de semana en Mercedes, pidan una habitación que no dé a la plaza porque COMO TODO PASA ALREDEDOR DE LA PLAZA, van a ser parte de cualquier actividad que ahí ocurra. YO AVISÉ. Y, si hay algún show en el casino, van a asistir, estén ahí o no.


Todo el personal se pasa de amables y agradables. Gentiles y colaboradores todo el tiempo. 

No sé si a ustedes les pasa pero, cuando salgo de mi casa, mi ciudad, tengo más sed que de costumbre. Cuando llegué la primera vez, me crucé con la mucama y le pedí si podía dejar 2 botellas de agua sin gas en el frigobar porque viene cargado con 1 con gas y 1 sin gas y me la tomé en 3 segundos. Bueno, cuando llegué la segunda vez, en el frigobar ya había 2 botellas de agua sin gas. Casualidad o no, es una pavada pero suma. 

Ni que hablar de Edgardo, que me acercó en su auto a la terminal el día que regresaba (la primera vez) porque, con la tremenda tormenta que había, los taxis estaban colapsados, se cortó la luz e iba a perder mi colectivo a Resistencia (Chaco) para tomar un avión a Buenos Aires y otro después a San Juan. #fuivinefuivinefuivine

El hotel, correcto. El personal, destaca.


Como Mercedes es la puerta a los Esteros del Iberá, hay varios hoteles y hostales para pasar la noche antes de ir a los Esteros: los taxistas me recomendaron un par más que funcionan desde hace muchos años y serían el top 3 de la ciudad. Pero no está bien hablar sin saber ni conocer… 

En el próximo hablamos de LA MORFI.

¡Saludos, chamigo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.
Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…