Ir al contenido principal

De paso por la Mesopotamia. Primera parte.

Como les contaba en no hace muchas entradas atrás, mi primer viaje en avión fue por trabajo. Y los últimos 2 que hice hace unos días atrás fueron por la misma causa.

Me tocó dejar la precordillera para adentrarme en el "Corazón Valiente del Taragüí", y corazón geográfico de la provincia de Corrientes, la ciudad de Mercedes.

Salí del aeropuerto de San Juan en vuelo nocturno hasta Aeroparque y, después de dormir algunas horas hecha un nudo en los alrededores de la puerta 9, embarqué a Corrientes.

Así amanecía el Aeropuerto Internacional Doctor Fernando Piragine Niveyro:


Dejaron que el avión aterrizara y después cerraron el aeropuerto. Ya no estamos en Kansas, Toto.
Cuando suben a un avión en la zona de Cuyo, es parte del paisaje que te dejen embarcar con botellas de vino en la cabina. ¡Oh, mi Dios, terroristas!
Cuando viajan al noreste de la Argentina, el equipo de mate es ley y el termo lleva agua caliente. ¿Y las regulaciones? ¿Y las prohibiciones? Y...
Del aeropuerto a la Terminal de Ómnibus en taxi ($150 / USD 10) y a esperar unas largas 3:30hs hasta tomar el colectivo para viajar hasta Mercedes.

La Terminal de Ómnibus cuenta con wifi libre y tiene 2 salas de espera. Una mejor cuidada que la otra, pero sirven para esperar sentado, con enchufes para cargar el teléfono (en la que está cerca de la entrada, al lado de las escaleras...).

El colectivo de las 11:30hs entró y paró en varios de los pueblos entre la capital correntina y Mercedes. Modalidad, "lechera" que le decimos. 

Como a las 14hs agradecí las "cajitas infelices" que me quedaron de los 2 vuelos (Austral/Aerolíneas) porque ese fue el almuerzo. En ese momento entendí a los vendedores de sándwich de pollo o milanesa en la terminal.

Saqué algunas fotos del camino entre pestañeada y cabeceada.




Primero fue la ruta 12 y después la 123. Y, finalmente, la 119, para entrar a Mercedes.

Lo dije al principio, salí de la precordillera: campera térmica de Uniqlo, gorro de lana, bufanda, polera, sweater, guantes...

Mientras ME DESNUDABA en la plataforma de llegada en la terminal aproveché para no hacerle caso al valijero que me dijo que tomara un taxi en la esquina. Son 5 cuadras, dije. Aprovecho y paso por el cajero, dije. (ya había googleado un poco de la ciudad y tenía 3 bancos en el camino al hotel). 

Llegué con la lengua afuera y casi jadeando. Por suerte, las siestas en los pueblos de la Argentina adentro se duermen, así que no tuve demasiados testigos.

Check in. Cambiarme y salir al trabajo. Viajé por eso, ¿vio?

Después les cuento del hotel y un poco de la ciudad. 

Sólo repetiré que es invierno y, mientras escribo, tengo el aire acondicionado prendido en 26° C.

Soy #teaminvierno. ¿Ya lo había dicho? Ah, si, cuando les empezaba a relatar mi viaje a Galápagos.

¡Hasta la próxima!

Comentarios

  1. Muy buena reseña, Nat. No sé si es mi pc o qué, pero las imágenes están caídas. Salvo la primera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, yo las veo... (en la versión web desde celular). Ya voy a revisar desde una PC. Gracias por el aviso. Y por leer!

      Eliminar

Publicar un comentario

Dejá tu opinión o consulta

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.
Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…