Ir al contenido principal

Qué por qué te quiero...

Sobre gustos no hay nada escrito.

Unos toman café, otros mate. Hay quienes prefieren el calor, otros (yo) el frío... A algunos nos gusta viajar, a otros no.

Miro mis sellos en los pasaportes y suspiro y añoro y recuerdo. Algunos lugares extraño más que a otros pero mi obsesión absoluta ha sido siempre Nueva York. El primer "recuerdo" que tengo de Nueva York es diciendo y diciéndome, muy chica, que yo iba a vivir en NY, en un departamento mirando el Central Park.

Parece que todavía no aprendía a sacar cuentas...

Y ahora, después de mi primer viaje a mi lugar en el mundo, entiendo más el por qué.

Soy asidua a Tripadvisor y escribí, casi en vivo y en directo, lo que iba haciendo durante mis días en el gran país del norte. (Acá pueden ver el post completo: NUEVA YORK, ALLÁ VAMOS!!!) pero quiero copiarme y pegarme: 
"Te cuento (les cuento) algo que me pasó al volver y que, haciendo cuentas locas, me ayuda a entender mi relación con NY.
Le hablaba a mi papá de Ellis Island y de esa carpeta gigante donde están todos los nombres de los inmigrantes que pasaron por ahí y que yo había buscado a mi bisabuelo para ver si estaba [yo había escuchado hacía mucho de ese viaje desde Polonia] . Y me dice: Y no, no está, si no lo dejaron entrar. No tenía la plata suficiente y lo mandaron en el primer barco que venía a Brasil / Argentina. No cruzó.
Vaya a saber si alguna de las fotos de los deportados es la de mi bisabuelo.
Resulta que más de un siglo después, yo sí crucé las puertas de la isla de las lágrimas..."


Y unos días después de conocer la historia que sabe mi papá de mis bisabuelos y de mi abuela y de mis tíos abuelos (respaldada por registros, gracias Internet!!!), vi la película Brooklyn. Y otra vez las puertas de la isla. Y me puse a buscar entre las cientos y miles de fotos del viaje, las de mi día en Liberty Island y Ellis Island y no, no le saqué fotos a las puertas... 

La película Brooklyn terminó de completar mi historia y, mientras moqueo como loca, recito y repito como un mantra la última frase: 
Sentirás tanta nostalgia, que te querrás morir, y no hay nada que puedas hacer al respecto, aparte de aguantarte. Pero lo harás y no te matará. Y un día, el sol saldrá... quizás no lo notes de inmediato, pero será esa sensación... Y luego te darás cuenta de que estás pensando en algo más... en alguien que no tiene conexión con el pasado. Alguien quien es sólo tuyo. Y te darás cuenta... que aquí es donde está tu vida. 
(Brooklyn)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.
Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…