Ir al contenido principal

Yo nunca vi a New York, no sé lo que es París...

Desde que tengo uso de razón, todos los años, a algún lado, he viajado. 
Las vacaciones de verano e invierno, con la familia, eran sagradas y algún fin de semana largo que se escurriera por ahí: con más o menos recursos económicos, mis viejos nos llevaron, a mi hermano, abuela, tíos y a mí, a pasear a varios destinos nacionales y una vez cruzamos a Chile. Hotel, departamento, carpa o casa rodante. O carpa o casa rodante...
A los 12 años pisé unos metros de Brasil y Paraguay (la Triple Frontera) en un viaje con la escuela.
A los 19 años hice mi primer viaje auspiciado por mí. Me asaltaron minutos después de llegar a destino (Terminal de Ómnibus de la Ciudad de Córdoba - Argentina).
A los 29 años hice mi primer vuelo en avión (por trabajo). Aprendí lo que son vientos laterales, de cola, de trompa, de arriba, de abajo y aprendí a rezar en 8 idiomas y 3 dialectos. Del Aeropuerto Jorge Newbery - Aeroparque (Buenos Aires - Argentina) al aeropuerto de Neuquén (Neuquén - Argentina) cuando funcionaba y viceversa. De regreso aprendí lo que son las tormentas con rayos y relámpagos varios y diversos. Y rezos en 3 nuevos idiomas. Y aplaudir cuando el avión toca la pista.
A los 35 años, en Ezeiza, le pusieron el primer sello a mi segundo pasaporte (el primero caducó sin uso). Y me fui a Colombia, México y Venezuela. Y ese fue el principio del fin: Ser princesa y vivir viajando.
Al año siguiente entré por primera vez a Europa por el Prat. Los países catalanes y el Mediterráneo.
A los 37 años me trepé al primer bote gigante: el Celebrity me llevó cuál ballena sirena hacia el fin del mundo.
Los 38 me encontraron del Río Colorado al sur, la puerta de la Patagonia Argentina: Neuquén, General Roca y Viedma. 
Ese año fui a mi primer hostel (Recoleta, Buenos Aires - Argentina). Reincidí un par de veces más en el rubro pero aprendí que ya "estoy vieja para estos trotes".
A los 39 entré por segunda vez a Europa (te conocí Barajas y te dejé Adolfo Suárez) y pisé el Reino Unido y, un rato después, Londres, bitches.
Los 40 me encontraron correteando tortugas gigantes en las Galápagos o dejando mis intestinos en el Parque Nacional El Cajas en Cuenca, Ecuador.
Y los 41 cumplieron mi #1 en la lista de cosas que hacer antes de morir: Güelcam to the Iunait Estaits of America... New York.

Culpo a mis viejos y a mi seño de primer grado que, desde los 6 años, me pusieron a leer y leer. Porque en ese afán de leer de todo y lo que se cruzaba, cayeron en la volteada diccionarios, enciclopedias, manuales, mapas... Y no hubo forma de que mi metro cuadrado no se expandiera hasta el infinito. [Issac Asimov todavía me debe el fin de la eternidad. Y Gene Roddenberry, la teletransportación. Ya llegarán]

"Yo nunca vi a New york 
No sé lo que es París 
Vivo bajo la tierra 
Vivo dentro de mí. 
Yo no tengo un espejo, 
No tengo un souvenir.
La lágrima me habla 
Y está dentro de mí"

Comentarios

  1. "Ser princesa y vivir viajando"... Excelente post, Natalia. Transmiten tus palabras las ganas por emprender el viaje que uno desea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El movimiento se demuestra andando, decían Diógenes y Carlitos Balá... ¡Chifle si puedo ayudar en algo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Dejá tu opinión o consulta

Entradas populares de este blog

Visitando a la Señorita Libertad

Cuando se hizo realidad que por fin iba a mi lugar en el mundo, había tanto por hacer, tanto por recorrer, tanto por disfrutar que, ¡mejor me organizo o reviento!
Nueva York no me iba a defraudar, eso estaba más que claro. Sos mi sueño desde siempre. 
Por eso me dediqué con muchos meses de anticipación a buscar información práctica. Cómo llegar, cómo moverme, qué comer, qué hacer. 
Ordenar las miles de ideas.
Había lugares que eran obvios y fundamentales y, entre ellos (después hablaré del resto) estaba visitar a la Estatua de la Libertad o, como corresponde:  La Libertad Iluminando el Mundo. Y de tanto averiguar y leer y buscar, también descubrí que no sólo podía ir a la isla y ver la estatua, sino que también podía subir por su interior y ¡llegar a la corona! 
¡A por ello!
Vamos a la información práctica:
La Estatua de la Libertad se encuentra en Liberty Island o Isla de la Libertad.

Para llegar a la isla hay sólo una manera y es contratando un tour (ya sea por cuenta propia o dentro…

De Superclub, Santander y canje de puntos.

Les había contado antes de viajar de mi paseo anterior a estos dos miradores en Nueva York: Empire State Building y One World Observatory.
Y porque las promesas se cumplen, mi primer día en mi segunda vez en mi lugar en el mundo, te vi:

Sos tan linda que duele... Y esta vez, dolía el viento y el frío jajaja.

Usé algunos de mis puntos Superclub y los canjeé en Despegar por las entradas.

Para esto hace falta ser cliente del Banco Santander Río, tener una cuenta en Despegar, puntos suficientes para el canje (o pagar la diferencia) y fijar la fecha. 
Como cuando se hace una compra por Despegar, hay que colocar los datos de una tarjeta de crédito como respaldo pero ningún gasto fue cargado a mi tarjeta por ambas transacciones.
Miré el calendario y el accuweather y elegí los días. 
En ambos casos recibí un mail en la dirección de correo que tengo registrada en mi cuenta de Despegar avisando que se había realizado el canje, el número de reserva y que debía re enviar el mail a XXX dirección p…

El camino hacia la biblioteca - Library Way

Que Nueva York te sorprende a cada paso no es un secreto. 
En cada calle, cada esquina, cada cruce de calles, mirando para arriba, mirando para el costado y ¡¡¡mirando para abajo!!!
Cuando fui en marzo, mi único acercamiento al edificio principal de la Biblioteca Pública de Nueva York fue para usar el baño. Si, si, triste pero real (y de extrema necesidad). 
En la organización del viaje para noviembre estaba primera en la lista de "must see". Más aún, sabiendo que habían terminado las refacciones de la famosa sala de lectura, Rose Main Reading Room
Buscando los horarios y días de apertura y leyendo blogs y en foros, descubrí esta joyita: Library Way.
En la calle 41 entre la 5ta Avenida y Park Avenue se van a encontrar con este paseo ¡¡¡mirando al piso!!!






Se puede llegar al tremendo edificio caminando entre 96 placas de bronce que tienen citas de algunas de las más destacadas obras de la literatura universal.




Como bien indica esta placa, todas fueron talladas por el escultor…